El canónigo Cirilo Labrecque

El canónigo Cirilo Labrecque nació en San Rafael de Bellechasse el 29 de marzo 1883. Fue hijo de Alfredo Labrecque y de Octavia Doiron.

Después de brillantes estudios en el Seminario de Québec, es ordenado sacerdote el 2 de abril 1911 en la iglesia parroquial de San Rafael. Nombrado vicario en la Basílica de Nuestra Señora de Québec en 1911, permanece allí hasta 1920 cuando se vió obligado de dar su dimisión por causa de salud. Toda su vida, ésta permanecerá frágil y le obligará a largos meses de convalescencia. 

El canónigo Labrecque es nombrado enseguida director de la revista diocesana: “La Semana Religiosa de Québec”, responsabilidad que asume de 1929 a 1955. Durante todos esos años, continúa diligentemente, por él mismo, su formación teológica, especialmente en los campos de la teología moral y de la teología espiritual; llega a ser así, un consejero autorizado para numerosos sacerdotes y obispos. Escribe un gran número de artículos publicados en la revista diocesana, escritos que hacen autoridad; de ello recogerá un cierto número en un volumen titulado: Consultaciones teológicas, publicado en Québec en 1945.

El canónigo Labrecque ha sido juez sinodal de 1940 a 1947 y juez del Tribunal provincial de causas matrimoniales.

Pero sobre todo ha desplegado todo su celo de padre espiritual para realizar la fundación de las Dominicas Misioneras Adoratrices el 30 de abril 1945. Pasará numerosos años como consejero eclesiástico de la congregación naciente y como capellán hasta 1970.

El canónigo Labrecque falleció en Québec el 8 de marzo 1977 a la edad de 93 años y 11 meses. Sus funerales, presididos por el cardenal Mauricio Roy fueron celebrados el 11 de marzo en la Basílica-Catedral Nuestra Señora de Québec.