Las Familias eucarísticas

« ... mi sueño, es que haya sacerdotes adoradores, parroquias adoratrices, familias eucarísticas, comunidades adoratrices, generaciones de adoradores, adoradoras. »

 (Madre Juliana del Rosario, diciembre 1991)

 

Fundada el 6 de octubre 1992, el movimiento Familias eucarísticas reagrupa las parejas de todas edades que viven el sacramento del matrimonio y cuyos hijos están bautizados. Este movimiento hace parte de la Familia dominica misionera adoratriz y comparte la espiritualidad transmitida por la fundadora, Madre Juliana del Rosario. Esta espiritualidad nutre y dinamisa la vida de los miembros en los aspectos tanto a nivel cristiano, conyugal, familiar como social.

Familias Eucarísticas es también un grupo de vida fraterna, que, por medio de un encuentro mensual (oración-plática-intercambios):

  • profundiza en la fe cristiana y progresa en el amor de la Eucaristía;
  • buscan juntos los medios para realizar el despertar religioso de sus hijos y de continuar estaeducación a medida que ellos crecen;
  • comparten juntos los valores cristianos que les definen.

Otras actividades acompañan los encuentros mensuales:

  • un encuentro familiar anual;
  • un fin de semana de retiro anual;
  • encuentros familiares esporádicos, abordando diferentes temas.

 

Testimonios

Nuestro caminar en el seno del grupo de Familias Eucarísticas nos ha permitido de volver a decubrir la importancia de participar en la misa y de captar mejor el verdadero sentido de la Eucaristía que está en el corazón de nuestras vidas.

 Édith y Simon

Madre Juliana del Rosario habla de Jesús dándose por amor por nosotros, en la Ultima Cena. El movimiento Familias Eucarísticas nos ayuda a comprender mejor este amor y a vivirlo en pareja, en familia y en la sociedad.

Danièle y  Richard

 

El movimiento Familias Eucarísticas nos permite de encontrar familias y de compartir con otras parejas que quieren vivir los mismos valores cristianos que nosotros. Ello nos hace bien y de no sentirnos solos, ello nos sostiene, nosotros y nuestros hijos.

Esther y François


 

He aquí lo que sentimos como miembros de Familias Eucarísticas: podemos vivir nuestra espiritualidad en el cotidiano; crecer y aprender a transmitir nuestra fe a nuestros hijos con convicción; compartir nuestra fe sin sentirnos señalados por el dedo. Allá nos sentimos acogidos sin reserva, como en los brazos de nuestra madre.

 France et Serge

 

Para toda información sobre las Familias eucarísticas, contactar:

 Hermana Gilberte Baril, o.p.
(418) 661-9221