Proceso diocesano

 


La respuesta positiva de Roma y la apertura del proceso diocesano

El 16 de junio 2008, al final de la celebración eucarística de la primera jornada del Congreso eucarístico internacional en Québec, el Cardenal Marc Ouellet anuncia públicamente el contenido de una respuesta recibida de Roma: la autorización otorgada de abrir el proceso diocesano de beatificación y de canonización de Madre Juliana del Rosario.

 

 

 

El 14 de septiembre siguiente tiene lugar la apertura del proceso diocesano en la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, Beauport, Québec.

Al día siguiente y hasta el fín de diciembre, el tribunal diocesano, presidido por Mons. Jean Pelletier, escucha a las personas escogidas para testimoniar en este proceso.

 

 

 

 

El trabajo se continúa con mucha intensidad durante el año y medio siguiente, de manera que será posible al arzobispo de Québec, el Cardenal Ouellet, de celebrar la clausura del proceso diocesano el 7 de febrero, 2010.

Durante  la ceremonia, sella las cajas conteniendo el conjunto de actas de la encuesta diocesana, y dá el mandato a la hermana Françoise Guillot, o.p., para encargarse de hacerlos llegar a la Congregación para las causas de los Santos en Roma.